sábado, 1 de septiembre de 2007

HIPERSENSIBILIDAD


Rosina Uriarte

La hipersensibilidad, también llamada "hipersensorialidad", es un efecto de la mala integración sensorial, de la cual ya hablé en "INTEGRACIÓN SENSORIAL. CÓMO CONVIVIR CON LA DISTORSIÓN". Ahora quería tan sólo transcribir un pequeño párrafo de un interesante libro de Sally Goddard, titulado "Reflejos, aprendizaje y comportamiento".

Menciona tan sólo los sentidos de la vista y el oído porque habla de su importancia para el aprendizaje, pues son éstos los dos sentidos más decisivos para el funcionamiento del niño dentro del aula. Pero una hipersensibilidad o hiposensibilidad de otros sentidos, como el vestibular o el táctil, por ejemplo, podrían afectar también muy directamente a la capacidad de atención y el rendimiento académico.

Sally Goddard dice lo siguiente:

La hipersensibilidad visual y auditiva son tanto una discapacidad para el aprendizaje como lo es la pérdida de una de estas áreas, en algunos casos, tanto hiper como hipo pueden coexistir en un niño.
Cuando el sistema está sobrecargado, el niño puede entrar en una reacción de "shock", es decir, el sistema nervioso desconecta cualquier sensación y deja de responder frente a estímulos. Esto podría interpretarse como ser hiposensible, cuando de hecho es una reacción extrema del estado de sensibilidad excesiva.


Es posible que muchos padres y educadores identifiquéis en estas palabras al niño que se tapa los oídos frecuentemente ante los ruidos y la música y sin embargo, parece no escuchar y "estar en su mundo", sobre todo en ambientes concurridos como reuniones familiares o el colegio. Crea desconcierto pues nos damos cuenta de que los ruidos le molestan y sin embargo, en otras ocasiones se comporta como si fuese sordo...

Si quieres ayudar a un niño de estas características, pónte en contacto con Víctor Estalayo a través de VEGAKIDS o en el teléfono: 915184443




Para más información,